Estos cuadros están hechos de cristal pintado, espejos, cristal especiales
y, a veces, de tejidos detrás de cristal.
Los termino con brillantes piedras de Swarovsky
o piedras que encuentro en la India o donde sea;
también con perlas cultivadas y con purpurina de todos los colores,
imersas para todo los tiempos en resina, sobre una base de madera.
El resultado son cuadros radiantes y luminosos
que cambian constantemente con la luz y con el ángulo de observación.

ADORO LA LUZ
y por fin he encontrado la técnica y los materiales
que la reflejan en toda su belleza y brillo.
Como celebradora entusiasta de la vida, me gusta
expresar la vitalidad y el resplandor de nuestro mundo.
No existe academia para esta técnica y disfruto de la liberación
de estructuras preconcebidas y de la frescura de crear con espontaneidad.

Es casi imposible “captar” el juego de la luz en constante movimiento
en una foto.
Por eso lo dejo a tu capacidad de imaginarte la vida que realmente tienen.

Constanza Seijo